Elogio de la prebase


Borrón y cuenta nueva

En el maquillaje, como en la vida, unos buenos cimientos son esenciales para construir firmemente. No, no has llegado a un blog de ingeniería, pero casi.

Porque las prebases de maquillaje, también llamadas make up primers son ese elemento que no se ve, pero cuyos efectos se notan. Y cómo. 

Las rebases son un must en nuestro arsenal de belleza porque a partir de ellas, es posible construir ese look pulido, de piel libre de imperfecciones que tanto nos gusta.

No importa si el efecto final es de naturalidad y frescura o la última tendencia de moda: el primer hace de nuestro rostro una hoja en blanco, la que nos va a permitir aplicar el resto de productos para conseguir el resultado deseado.

Pexels-beauty-leather-style-girl
Hay maquillajes para ir a comprar el pan. Este no es uno de ellos.

¿De verdad tengo que aplicarme un primer antes de la base de maquillaje?

Estamos en el universo hedonista, así que aquí no hay reglas estrictas ni obligaciones. Y sí, las bases de maquillaje son cada vez más potentes y multitarea.

Pero la verdad es que, si buscas un maquillaje impecable - en ocasiones, la sofisticación  se impone - las prebases son tu mejor aliado. Mejoran, fijan y prolongan el efecto, no sólo del fond de teint, sino también de las sombras de ojos.

La prebase no tiene edad

Si tienes 20 años, el primer reforzará todo ese colágeno y esa firmeza de la que disfruta tu piel, de forma natural. Y si ya no los tienes, la prebase corregirá las imperfecciones, al tiempo que te aportará el extra de hidratación y luz que necesitas.

 Pexels-asian-model-freckled-glowing skin

Piel resplandeciente: demostración práctica

Menos es más

Esto es lo más importante: aquí se trata de corregir, no de enfoscar. Nuestro rostro es un lienzo, etc., etc., pero no hay que tomarse las cosas al pie de la letra. Una pequeña cantidad de prebase, bien distribuida y asentada sobre el cutis, es todo lo que se necesita para magnificar las virtudes del maquillaje. 

Piel jugosa sin tener que ir a los Trópicos

Otra de las ventajas de la prebase es que, al difuminar imperfecciones y crear una superficie uniforme, nos permite utilizar menos cantidad de los productos posteriores.

Esto es particularmente práctico en los cutis más maduros, que no se llevan bien con los excesos de producto - tienden a endurecer la expresión, en vez de aligerarla. 

Nosotros somos fans de los primers ligeros y luminosos como éste, porque aportan un resplandor comparable al sólo se consigue con 8 horas de sueño, una sesión de hot yoga y varios litros de agua. 

Haznos caso y mete a partir de ahora el primer en tu neceser de imprescindibles. Te aseguramos que merece la pena.

Photos by: Marco Lima from Pexelswendel moretti from Pexels,  Cflgroup Media from Pexels, Pixabay.com

 

 

Artículos hedonistas relacionados


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados