Tónicos


Que no te líen: son imprescindibles. Reequilibran la humedad de la piel tras la limpieza, nutren y/o tratan las imperfecciones y refuerzan la eficacia de los productos posteriores. Nunca debe faltar un tónico en tu rutina diaria.